El monasterio de San Pedro de Montes, fue fundado hacia el año 635 por San Fructuoso,  junto con el Monasterio de Santa María de Carracedo fue el más importante de los monasterios Bercianos, pero no en lo económico debido a las usurpaciones de sus rentas  por parte de la realeza y de distintos señores,  en distintos momentos de la historia se temió por su supervivencia. Fue declarado Monumento Nacional en 1931. Hoy se encuentra en estado ruinoso realizándose diversas intervenciones. El monasterio está situado en Montes de Valdueza, dentro del municipio Ponferrada a unos 20 Km de esta.

El Monasterio es de origen monacato visigodico fue fundado hacia el año 635 por San Fructuoso con la ayuda de su discípulo Baldario. San Fructuoso buscaba la soledad tras la fundación del Monasterio de Compludo y se internó en los valles situados entre los Montes Aquilanos edificando un pequeño oratorio dedicado a San Pedro Apóstol frente al  Castro Rupianense, es por esto que al monasterio de San Pedro de Montes se le llama también Monasterio Rupiano o Rupianensi, en las estribaciones del pico de la Aquiana, en el lugar que actualmente ocupa la iglesia de San Pedro de Montes. Junto a este primer oratorio fundó el primigenio cenobio.

Tras la muerte de San Fructuoso sus discípulos continuaron con la vida monacal hasta la llegada de San Valerio. Este, amplió el cenobio y sus alrededores, plantando unas magnificas huertas y jardines. Un discípulo suyo, Saturnino, edificó sobre la roca donde solía orar San Fructuoso una pequeña ermita en honor de la Santa Cruz y de San Pantaleón. Bajo la dirección de San Valerio se dio un gran impulso a la vida monástica, alcanzándo una gran actividad literaria, en parte por las obras por él manuscritas.
A principios del  siglo VIII, en el año 714, las razzias musulmanas invaden El Bierzo, destruyendo muchos de los monasterios, entre ellos el monasterio Rupiano.
Hacia el año 895, San Genadio y doce discípulos que le acompañaban, llegaron, procedentes del Monasterio Ageo (Astorga), y se encontraron que solo  quedaban las ruinas  del monasterio rupianense. A principios del 896 ya habían conseguido realizar una primera restauración que les permitió instalarse. El obispo de Astorga, Ranaulfo, nombra Abad a San Genadio y le otorga la regla de San Benito (la primera vez que se otorga en España) que sustituirá la regla de San Fructuoso, seguida por sus anteriores ocupantes, y permanecerá hasta la exclaustración del monasterio en 1835.
El 24 de octubre del año 919 se consagra a San Pedro la Iglesia del Monasterio reedificado, la consagran cuatro obispos: el propio San Genadio, de Astorga; Sabarico, de Dumio; Frunimio, de León; y Dulcidio, de Salamanca. Junto a la antigua entrada del claustro se conserva una lápida grabada en caracteres semi mozárabes relatando esta consagración. De esta época sólo se conservan las columnillas de las ventanas del campanario. Finalizado el mandato del Abad Marcos el monasterio cae en una profunda crisis estando a punto de desaparecer.
Actualmente salvo la iglesia, del resto del Monasterio solo quedan ruinas. Durante décadas su abandono fue total, utilizándose las dependencias monacales como huerto y sufriendo diversos expolios de los cuales no se ha recuperado ninguna pieza.
principalmente en el desescombro de las dependencias (se encuentran importantes hallazgos, como unas letrinas), el aterrazamiento del patio oriental, la rampa por la que los carros accedían a la bodega, escaleras del claustro reglar, una conducción de agua que recorre el interior de los muros del ala meridional, descubrir la cocina monacal y un aljibe. También se procedió a derribar la casa rectoral edificada en el siglo XIX sobre dos de sus tres ábsides. Por lo demás, tras consolidar muros y ruinas se procedió a una limpieza de urgencia de la iglesia y a una cata arqueológica que descubrió varios enterramientos del siglo XI., Recientemente se ha aprobado una partida presupuestaria para sustituir la cubierta principal de la iglesia (parte ya fue restaurada en el 2003) muy deteriorada y con filtraciones de agua. La nueva Junta vecinal ha realizado diversas obras de urgencia como la reparación y consolidación del muro perimetral, teniendo en proyecto la restauración de la Fuente de los Monjes y la tala de los nogales del interior del Monasterio que debilitan la estructura.

COMO LLEGAR
Saliendo de Ponferrada en dirección sur, se atraviesa el río Boeza y se coge la carretera de San Lorenzo del Bierzo. A la altura de San Esteban de Valdueza un cartel nos indica desviarnos a la izquierda (este), comienza una carretera de montaña. Tras dejar atrás los pueblos de San Cosme, Valdefrancos y San Clemente subimos un estrecho tramo que nos deja en un desvío que nos lleva a la izquierda a Santiago de Peñalba y a la derecha a Montes de Valdueza.