El Castillo de Cornatel se encuentra ubicado en el municipio de Priaranza, en El Bierzo. Declarado  Bien de Interés Cultural el 22 de abril de 1949. El castillo se asienta sobre un promontorio rocoso cortado hacia el este y norte por un barranco de más de 180mt. de desnivel, por el que transcurre el arroyo de Rioferreiros. Por sus otros dos flancos, de fácil acceso, está protegido por una sola muralla recorrida por un paseo defensivo almenado.
Hay diferentes teorías acerca del origen de este Castillo, pero la teoría mas defendida  por diferentes estudiosos, es que correspondía en su origen con el Castelo de Ulver, del que hacen mención fuentes  medievales.

Se cree que  tuvo origen en un destacamento militar romano, debido a su gran cercanía a las explotaciones auríferas de  Las Médulas. Más tarde, después de que los romanos abandonaran los yacimientos, el papel que realizaba fue relegado a un segundo plano durante el dominio visigodo, reapareciendo posteriormente como castillo destacado en la España cristiana de los siglos IX y X.
A comienzos del siglo XI, según los primeros documentos hallados, el castillo de Ulver aparece como un castillo importante  en aquellos primeros tiempos de la Reconquista. A mediados del mismo siglo, el Conde Munio Muñiz, propietario de numerosos territorios, aparece como propietario del castillo. Desde el año 1093 hasta el año 1108, aparece Jimena Muñiz como propietaria del castillo.
Los Templarios toman  posesión de  Ulver, hecho acreditado por una escritura del Cartulario de San Pedro de Montes del año 1228. Estos permanecerían en la fortaleza hasta 1312, año de  desaparición de dicha orden.
En 1327,  Alfonso XI, dona el Castillo a  Alvar Núñez Osorio. Años después, pasa a ser propiedad de  Pedro Fernández de Castro.
En 1378, el castillo aparece por primera vez con el nombre de Cornatel.
En 1388, el Castillo vuelve a formar parte del señorío de la familia Osorio,  por donación de  Juan I de Castilla. El castillo es heredado por  Rodrigo Álvarez Osorio, que al fallecer en 1430,  pasa a Pedro Álvarez Osorio I Conde de Lemos.
En 1467, se produce la segunda  Revuelta Irmandiña contra la nobleza Gallega, en la cual, la fortaleza de Cornatel es tomada y casi totalmente destruida, como varias fortalezas Bercianas.
En 1469, Pedro Álvarez Osorio manda reconstruir sus Castillos, entre ellos Cornatel. En 1483, muere Pedro Álvarez Osorio en el Castillo de Cornatel, provocando un conflicto sucesorio. El pleito, aunque parecía no afectar directamente a Cornatel, este, sufrió un asedio por las tropas de  Don Rodrigo II Conde de Lemos que duro 2 años, el cual se considera el legítimo heredero de Cornatel.
En 1486, Los Reyes católicos actúan para solventar los problemas, creando El Marquesado de Villafranca para Juana y su marido Luis Pimentel. Con esta intervención, se le obliga a Rodrigo a entregar el  Castillo de Ponferrada.
En 1507, Don Rodrigo vuelve a tomar  Ponferrada y a asediar los castillos de  Corullón y Cornatel, por encontrarse en desacuerdo con la decisión tomada por los Reyes Católicos. Años más tarde, el Castillo continuo formando parte del señorío del  Marqués de Villafranca.
En 1823, el castillo pasa a pertenecer al municipio de  Ponferrada.
En 1843, el Castillo es utilizado como escenario romántico para una de las principales novelas históricas Españolas, El Señor de Bembibre, escrita por el escritor Berciano  Enrique Gil y Carrasco.
Tras varios años de abandono durante el Siglo XIX, el 29 de Noviembre de 1900,  Los Condes de Peñarramiro, herederos legítimos del Castillo, conceden la titularidad del castillo y de varias tierras a la Junta Vecinal de  Villavieja. El Castillo es utilizado para guardar los rebaños de la aldea de Villavieja, contribuyendo más a su deterioro.
Hay una planta que solo existe en el Castillo de Cornatel, en las peñas de  Ferradillo y de  Paradela de Muces, debido a sus condiciones climatologías y a la altura en la que se encuentra. Esta planta se conoce con el nombre de  Petrocoptis viscosa. Se encuentra en los muros de piedra caliza del Castillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *